Get Adobe Flash player

Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.  2ª. Crónicas 7:14.

El 75% del pueblo creyente vive inconforme, porque no ve respuestas a muchas de sus oraciones. Debemos entender que de acuerdo a nuestro modo de vivir en pensamientos, actitudes, palabras, maldiciones generacionales que no se han roto y muchas otras cosas, el enemigo puede tener derechos legales para frenar las bendiciones.

De que sirven tantos sacrificios vanos, ayunos, intercesiones, guerra espiritual, si la vida del creyente no ha querido tener un cambio y se continúa con una vieja humanidad, porque no se entra en obediencia a la palabra para permitir que ella con la ayuda divina nos santifique, nos consagremos como verdaderos hijos de Elohim (Dios).

Como hijos si nos humillamos ante su presencia reconociéndolo como el todo en nuestras vidas, morirá el egocentrismo, se estará doblegando en orgullo para buscar en forma sincera su rostro y reconocer que pecamos cada día y necesitamos su perdón para que venga una sanidad integral y mi alma sea sanada a todo nivel para llega al nivel de cumplir el gran mandamiento que dice: Amarás al Adonaí tu Elohim con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo  como a ti mismo. Mateo Cap.22: vers.37-38-39.

El ayuno es un arma poderosa si se ejecuta como lo demanda la palabra: doblegar el alma donde se mueven las emociones, sentimientos, la voluntad, poder quebrantar nuestro espíritu donde se mueve el área de la adoración a ídolos que podamos tener a nivel físico y material, habla de quitar el dedo amenazador , de hablar vanidad; y nos conduce a cumplir el amar al prójimo, como a nosotros mismos, compartiendo el pan que es la palabra, albergar llevándolos a la congregación y cubrirlos  con nuestras oraciones en medio de su desnudez. (Leer todo Isaías 58: 1 al 12).

Debo examinar como esta mi vida, y que áreas necesitan limpieza, para que en mis ayunos y oraciones el enemigo no tenga legalidad y sea el opositor para que se reciban las respuestas.

Ayunamos por otros y no sucede nada, no hay respuestas. El Adonaí nos demanda limpieza, y sanidad como vasijas en manos del Eterno, para ir a liberar a otros; su palabra dice: EL REINO DE ELOHIM  NO CONSISTE EN PALABRAS SINO EN PODER. 1ª. Corintios  Cap.4:20 la verdad que nos hace libres debe reflejarse como Embajadores del Reino, siendo cartas abiertas leídas por hombres.

ORACIONES SIN RESPUESTAS: son varias las situaciones como las que vimos en lo que se habla del ayuno derecho legales de parte del enemigo,  oraciones religiosas cuando en  las vidas sus corazones están lejos de querer un cambio. Otras veces como no se ven respuestas inmediatas la fe o credibilidad DECAE. LA FE ES LA CERTEZA DE LO QUE SE ESPERA, LA CONVICCION DE LO QUE NO SE VE. Hebreos Cap.11:1

El Adonaí tiene un tiempo perfecto para dar respuestas, EL VERDADERO CREYENTE sabe que  la fe viene a ser la sustancia de la palabra de Elohim, si Él lo dijo a través de ella, lo cumplirá y  viene hacer el título de propiedad de las cosas que esperamos.

En este tiempo hay gente orando y ayunando para que puertas de trabajo se abran, otros para ser sanos de enfermedad, otros por milagros económicos, o por problemas familiares; El Adonaí nos dice hoy: Lee esta palabra en Santiago Cap.1: 19 al 27.  Es una palabra con promesa que si la ejecutamos nos dice que seremos BIENAVENTURADOS, que significa bendecidos en lo que hagamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Biografia
Servicios
Si necesita recibir consejeria, devocional, información o escribir directamente a la Directora de Vallado, estos son los siguientes correos: consejería@valladoespiritual.org info@valladoespiritual.org devocional@valladoespiritual.org
Entradas recientes