Get Adobe Flash player
Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber, ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?  (Mateo Cap.6:25).

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber, ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? (Mateo Cap.6:25).

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber, ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?  (Mateo Cap.6:25).

Lamentablemente, en nuestros días el mayor enemigo de la vida espiritual es vivir apurado. El apuro acaba por destruir el alma. Vivir deprisa no proviene del enemigo; vivir deprisa es el ENEMIGO. Para la mayoría de nosotros, el mayor peligro no es renunciar a nuestra fe, sino DISTRAERNOS, APRESURARNOS, y PREOCUPARNOS tanto que, al final viviremos una versión mediocre de la fe. Apenas nos quedará tiempo para picotear de la vida, en lugar de vivirla a pleno.

Existe en estos últimos tiempos UNA ACELERACIÓN ENFERMIZA que ha traído consecuencias a todo nuestro SER; y es así como vemos las clínicas de reposo llenas por enfermedades sicosomáticas, enfermedades neuróticas, el cáncer por las bajas defensas se activa, porque la gente no tiene tiempo para disfrutar de un alimento, están comiendo y están atendiendo el celular; no hay TIEMPO para cuidar nuestro estuche… nuestro cuerpo por los AFANES que produce el diario vivir. Irónicamente, todos nuestros esfuerzos no han producido lo que buscamos, la sensación de lo que llamaría  PLENITUD DE VIDA; es decir tener TIEMPO suficiente para hacer todo lo que uno quisiera. De hecho hemos logrado lo opuesto. Robert Bank, un autor que escribe para empresarios, señala que si bien nuestra sociedad es rica en posesiones, somos extremadamente pobres en tiempo. Nunca antes en la historia de la humanidad ha habido una sociedad tan rica en lo material y tan menesterosa en cuestiones de tiempo. Otro reconocido autor define esta ACELERACIÓN ENFERMIZA como una continua e interminable lucha por lograr cada vez en menos tiempo la acumulación de más bienes y la participación en más eventos, frecuentemente haciéndole frente a personas que se oponen, en forma real o imaginaria, a lo que queremos lograr.

Aunque nuestra cultura ha intensificado la aceleración enfermiza, este no es un problema nuevo. Las personas en el ministerio han sufrido de esta enfermedad al menos desde los tiempos de Jesús. Durante un período intenso de ministerio, Marcos comenta de los discípulos: ERAN MUCHOS LOS QUE IBAN Y VENIAN,  DE MANERA QUE NI AÚN TENIAN TIEMPO PARA COMER (Mr. 6.31). Muchos líderes tienen como objetivo llegar a practicar lo que este versículo señala, como si algún día Dios recompensará a la persona que vivió de los afanes. Se imaginan que él le dirá: ¡Qué vida tuviste! Muchos iban y venían, y tú no tuviste tiempo ni siquiera para comer. ¡Te felicito¡

Nada de esto. Jesús era consciente de este problema, y constantemente se apartaba de las muchedumbres  y las actividades. Le enseño esto a sus seguidores. En una oportunidad, después de haber tenido un ajetreado periodo de ministrar, le dijo… VENID VOSOTROS A UN LUGAR DESIERTO, Y DESCANSAD UN POCO. Jesús muchas veces estuvo ocupado pero nunca apresurado. Estar ocupado es una condición externa; ESTAR APRESURADO es una enfermedad del alma. Jesús regularmente se separaba de las ACTIVIDADES para estar a SOLAS Y ORAR. Arranco de raíz cualquier indicio de una vida acelerada.

La presión de las actividades es como un encanto – escribió Kierkegaard.” su poder se expande… siempre busca DEVORAR VICTIMAS más jóvenes, de tal forma, que apenas se le permita a la infancia o juventud tener la QUIETUD y el RETIRO, instrumentos con los cuales el ETERNO puede lograr un crecimiento divino en nosotros.”

Vivir apresurado, entonces, no se refiere solo a una agenda desordenada; vivir apresurado proclama la existencia de un corazón desordenado.

La palabra del Señor nos enseña a vivir sobriamente…EQUILIBRADAMENTE; los excesos son dañinos. El dejar los afanes no es para que nos vayamos al extremo  de vivir en el CARRIL LENTO.  No tenemos porque vivir de esta forma. La persona que vive aceleradamente puede disminuir el ritmo de su vida. Sin embargo, no pasará nada si lo intenta solo; tampoco ocurrirá instantáneamente. Usted tendrá que someter su vida a una férrea disciplina. Esta práctica muy útil es la que podríamos llamar la DESACELERACIÓN, esto involucra CULTIVAR LA PACIENCIA al buscar deliberadamente, situaciones donde tenga que esperar. Por ejemplo, en los próximos días o semanas, intente realizar algunas de estas actividades:

1.- Organice su agenda y preséntesela al Señor, teniendo tiempo de intimidad en oración con Él.

2.- Salga a su trabajo 15 minutos antes de lo acostumbrado y así evitará estar estresado por las congestiones de tránsito.

3.- Respete su horario de comida; despréndase por ese tiempo del celular el cual en muchas vidas se ha convertido en un tirano y en otros un pequeño ídolo.

4.- Vuelva a leer un libro. En nuestros días tendemos a confundir sabiduría con información. Leemos más y pensamos menos.

En resumen, busque situaciones donde tenga que esperar deliberadamente, de modo que le resulte imposible estar apurado. Mientras pone en práctica estas sugerencias, dígale a Dios que usted confía en que Él lo capacitará para llevar a cabo todo lo que tiene que hacer. A menudo las personas se preocupan porque creen que si no se apresuran obtendrán menos resultados. Las investigaciones, sin embargo han revelado que no existe ninguna relación entre la PRISA y la PRODUCTIVIDAD. Usted descubrirá que puede encarar perfectamente la vida sin andar deprisa.

CONCLUSIÓN: Es necesario establecer el ritmo adecuado en nuestras vidas para ser FRUCTIFEROS en cada labor. Nuestra salud es importante y nuestra familia también y el pensar en nosotros mismos, estamos pensando en el bienestar y en tener tiempo para ellos.

Este artículo está ligado a la oración en los devocionales.

COMPARTE ESTE ARTICULO, NO OLVIDES QUE PUEDES EDIFICAR MUCHAS VIDAS. DALE CLICK A LAS REDES SOCIALES EN LA PARTE INFERIOR. DIOS LOS BENDIGA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con tu donación contribuyes para el sostenimiento de la plataforma y sus dominios de esta pagina, la cual es el alimento espiritual para miles de vidas que necesitan el consejo y la orientación espiritual que los llevara a la salvación.
Biografia
Servicios
Si necesita recibir consejeria, devocional, información o escribir directamente a la Directora de Vallado, estos son los siguientes correos: consejería@valladoespiritual.org info@valladoespiritual.org devocional@valladoespiritual.org
Entradas recientes