Get Adobe Flash player

TERCERA PARTE

Y cuando ores, no seas como los hipócritas…/ Y orando, no uséis vanas repeticiones…/ Mateo Cap.6: 5 al 15 leer.

La religión implica un vínculo entre el hombre, Dios o dioses de acuerdo a sus creencias, la persona regirá su comportamiento según una cierta moral e incurrirá en determinados ritos como rezos, procesiones y otros.

La religión es el conjunto de dogmas, normas y prácticas relativas a una divinidad. Cada una tiene diferentes doctrinas ejemplo: la religión católica, ortodoxa, budista  y otras.

La religiosidad significa: cuidado y rigurosidad en el cumplimiento de las obligaciones religiosas, puntualidad, exactitud a la hora de hacer algo o cumplir algo.

LA RELIGIOSIDAD  lleva a tener un FORMATO PREDEFINIDO de cómo será el culto que se va a realizar; crea moldes y tradición que se convierte en un cáncer espiritual. Es tan delicado porque la persona no tiene cambios de un nacer de nuevo, mantiene engañada metido (a) en una RUTINA que lo lleva a muerte espiritual y muchos terminan en la apostasía.

La religiosidad se ha metido aún en las congregaciones CRISTIANAS donde el pastor o líder pretende a veces ENCUADRAR al Espíritu Santo en un formato, y espera que DIOS actúe de acuerdo a esa manera y no quebrante o rompa con esa tradición humana.

La religiosidad o falsa piedad está llena de legalismo y fanatismo con CRÍTICA y culpa hacia los demás.

La palabra de Dios nos dice: si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana. Santiago Cap.1:26. Todos llegamos de una u otra forma enfermos a todo nivel para ser sanados por el único que dio su vida por toda la humanidad para que tuviésemos acceso a la salvación y a la sanidad tripartita. HE AQUÍ QUE YO LES TRAERE SANIDAD Y MEDICINA; Y LOS CURARE, Y LES REVELARÉ ABUNDANCIA DE PAZ Y DE VERDAD. Jeremías Cap.33.6. Entre hermanos en la fe debemos entender que son procesos en cada persona y que no es de la noche a la mañana una restauración, hay que aceptar y aprender una verdad innegable: DIO ES SOBERANO, Y EL ESPIRITU SANTO HACE COMO A ÉL LE PLACE.

La mejor clínica que tenemos es la del Señor Jesucristo, donde llegamos a buscar la sanidad y liberación y es necesario permitir esos implantes divinos para ser una persona que va a tener frutos de un verdadero arrepentimiento; porque el conocer LA VERDAD nos hace libres. (palabra implantada : Santiago Cap.1:21)

Es necesario romper con la religiosidad, examinar como esta mi corazón y esclarecer que cosas estoy dispuesto a aceptar que cambie el Espíritu Santo.

La religiosidad es enemiga del AMOR INTIMO, el cual nos lleva a la verdadera adoración. La religiosidad no permite sino vanas repeticiones, u oraciones que no traspasan el techo porque son hechas cuando se requiere del Dios bombero, y están limitadas únicamente a su necesidad y protección. Hay limitantes que no permiten escuchar la voz de Dios y menos ser hacedores de la palabra del Señor.

El verdadero CREYENTE  ama a Dios y da evidencias de AMOR y GRATITUD al dueño de la vida y de todo lo que le entrega en su diario vivir. Para el no existe religión sino su amado REDENTOR quien dio evidencias de amor con su gran sacrificio por la humanidad, para él no existen formatos, porque sabe que donde está el ESPIRITU DE DIOS HAY LIBERTAD para que él tome la alabanza, la palabra, la intercesión, se mueva a través de los dones, el dirige la reunión y el creyente es el invitado.

Encontramos congregaciones donde han sacado del pulpito al Espíritu Santo para que se siente a recibir de parte del Pastor o del Líder.

Es triste ver como se mueve el evangelio de la PROSPERIDAD, donde hay que pagar para recibir el favor de Dios, todo un ENGAÑO  en el cual caen los ignorantes o religiosos. Por eso la palabra dice: mi pueblo fue destruido porque le falto conocimiento. Oseas Cap.3:6.

Así como LA RELIGIOSIDAD ACABA CON LA ESPIRITUALIDAD, LA RUTINA ACABA CON EL MATRIMONIO.

Dios protege e incentiva el amor verdadero y apasionado en la pareja a través de la bendita palabra. Nos enseña a fortalecer y respetar la unión.

LA RUTINA EN EL MATRIMONIO es una especie de adormecimiento de la relación conyugal.  Es una manera tediosa y vacía de vivir y tiene  mucho que ver con el EGOISMO, cada quien se concentra en sus propias actividades y DESCUIDA  la actividad más importante de la vida: RELACIONARSE BIEN CON SU FAMILIA.

La relación del hombre y la mujer debe ser interpretada a través de la relación CRISTO  y la IGLESIA.

Entre cónyuges se olvidan decirse cuanto se aman; cuan importantes son el uno para el otro, se acaban los detalles como las flores, la tarjeta, las caricias, la pareja tiende a separarse emocionalmente.

Muchos cónyuges CAEN EN ADULTERIO, porque en sus hogares ya no hay motivación para llegar, por la maldita RUTINA.

Al desglosar la palabra MATRIMONIO  da como resultado dos palabras: AMOR INTIMO.

Una de las áreas más afectadas por la rutina es el área sexual, porque ya no hay una cita amorosa como en el inicio, sino viene el descuido, el cansancio y muchas artimañas que usa el enemigo para destruir.

Pactos o votos que se hicieron en el altar, muchos no se cumplen.

¿Qué debo hacer para sacar de mi vida un espíritu religioso  y tal vez levantar un matrimonio que se está acabando?

Respuestas en el próximo y último artículo: ¿Adora usted de acuerdo a la palabra de Dios?

COMPARTE ESTE ARTICULO, NO OLVIDES QUE PUEDES EDIFICAR MUCHAS VIDAS. DALE CLICK A LAS REDES SOCIALES EN LA PARTE INFERIOR. DIOS LOS BENDIGA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con tu donación contribuyes para el sostenimiento de la plataforma y sus dominios de esta pagina, la cual es el alimento espiritual para miles de vidas que necesitan el consejo y la orientación espiritual que los llevara a la salvación.
Biografia
Servicios
Si necesita recibir consejeria, devocional, información o escribir directamente a la Directora de Vallado, estos son los siguientes correos: consejería@valladoespiritual.org info@valladoespiritual.org devocional@valladoespiritual.org
Entradas recientes