MENTE RENOVADA

publicado en: Articulos, Familia, Liderazgo | 1

Romanos capítulo 12 vers.1 y 2 . Deberes Cristianos: vers.1 así que hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.  Vers.2  no os conforméis … Continuar

LA INTEGRIDAD

publicado en: Articulos, Familia, Liderazgo | 0

LA INTEGRIDAD.

La integridad es una virtud, una cualidad, es intangible, pero cuando se materializa se convierte en éxito y progreso como sucedió en muchos siervos de Dios….José, Esther, David, Daniel y otros.
La integridad en sí conlleva al conocimiento de principios y valores que son transmitidos de generación en generación.
Desde la niñez se les enseña el respeto humano para con sus compañeros, hermanos, parientes y otras personas mayores y con todo conglomerado que los rodea.
El niño desde temprana edad debe reconocer como valor el devolver cualquier objeto, juguete y golosina que no le pertenece. Se debe comenzar a dar esa formación de integridad, con exhortación, amor, con presencia oportuna en el momento de corregir y enseñar.
Es así como la educación y la familia con su ejemplo va desarrollando una personalidad íntegra. Desde la niñez se puede enseñar a ser justo, recto y honrado, para comenzar etapas de cumplimiento de sus deberes a los superiores. Si en la adolescencia ya se tiene disciplina en estos buenos principios esto se transforma en COMPONENTES para la personalidad.
Todo lo que se ha impartido traerá frutos para realizar actividades diarias, y relacionarse con una sociedad que no los podrá torcer. Nunca es tarde para ser INTEGROS y enseñar a nuestros hijos.
Por ignorancia muchos fuimos permisivos con nuestros seres queridos, permitiéndoles ser caprichosos, manipuladores, rebeldes.
La sobreprotección sobre los hijos ocasiona temores, inseguridades e irresponsabilidades.
Debemos rescatar la INTEGRIDAD. La sociedad la ha puesto en el olvido.
EL INTEGRO se forma, se construye y desarrolla convicciones profundas.
La integridad debe manifestarse frente a superiores, subalternos, compañeros de trabajo, frente al público.
Dentro del trabajo se caracteriza por el respeto, la lealtad, realizando las labores que se le designen.
Si se es jefe, la integridad se manifiesta haciendo buen uso del PODER PARA CONSTRUIR, recordando que ese poder le fue delegado por Dios.
La integridad nos da la capacidad de vencer toda situación difícil y tentación porque dentro de nosotros están los PRINCIPIOS Y VALORES.
La integridad se manifiesta con frutos agradables como la cortesía, educación, humildad, sencillez, justicia y paciencia, pulcritud, excelencia, amor; teniendo un léxico generoso hacia los demás en exhortación o edificación.
LA INTEGRIDAD conlleva a un desprendimiento total del YO, porque nos lleva a ser verdaderos hijos de Dios para entrar en su presencia a través de la oración. Salmo 15.