LA IGLESIA SALDRA DE LA ZONA DE CONFORT

publicado en: Articulos, Liderazgo | 0
Y el mismo Dios de Paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 1ª. De Tesalonicenses Cap.5:23

 

La parábola de las 10 vírgenes nos enseña que la preparación espiritual no puede comprarse, ni prestarse a último minuto. Nuestra relación con Elohim (Dios) debe ser propia.  (Leer Mateo Cap.25:1 al 13).

El ser hijos del Eterno nos demanda cada día cambios a todo nivel, procesos que se inician cuando nos sujetamos al manual de vida, las sagradas escrituras.

Conocer la verdad nos hace libres para reconocer que en este mundo nuestro peregrinaje es muy corto. El Apóstol Pablo habla de santificación en todo nuestro ser, para un gran evento que requiere cada día fortalecer nuestra fe, y reforzar nuestra resistencia a la tentación. El pueblo de Tesalónica necesitaba salir de las culturas paganas que los tenían tan atados, nosotros conocedores de la verdad, debemos cada día buscar la santificación y lograr así tener la identidad como hijos del Adonaí.

Cuesta trabajo someterse a los cambios, porque es un llamado a cumplir con la constitución divina que se encuentra en el Sermón de las Bienaventuranzas (leer Mateo Cap.5: 1al 12).

En estos últimos tiempos se ha hecho un llamado a un verdadero arrepentimiento para aquellos que todavía están en medio de la tibieza con el pasito tun, tun, un pie en el evangelio, y otro en el mundo.

Cuando será el FIN….en su palabra lo dice: Y SERA PREDICADO ESTE EVANGELIODEL REINO EN TODO EL MUNDO, PARA TESTIMONIO A  TODAS LAS NACIONES;  Y ENTONCES VENDRA EL FIN. Mateo Cap.24:14.  Esto nos dice que nosotros como la IGLESIA tendremos ARDUA LABOR. El Adonaí nos da señales de su venida y del juicio que vendrá sobre la humanidad en la tierra; debemos estar preparados en no dejar minar nuestra casa ( Leer Mateo Cap.24:42) en iras, contiendas, temores, resentimientos, baja autoestima, falta de perdón, hay que renunciar a todo lo oculto que se mueve en hogares tibios: fornicación, adulterio, mentira, huir del  deleite y placeres mundanos, engaños, dejar de ser permisivos con los hijos en irreverencia y falta de respeto, debemos desarrollar el  CARÁCTER  para llamar a lo blanco blanco y a lo negro negro, la palabra nos dice que sino exhortamos tanto al JUSTO como al IMPIO, su sangre nos la demandará.  (Leer el deber del Atalaya: Ezequiel Cap.3: 19 al 21).

El Adonaí nos demanda salir de la zona de confort en la cual muchos podemos estar. Para ser una iglesia triunfante en su hogar y fuera de él con el prójimo en necesidad; es necesario que la palabra que le entregó al profeta Isaías tenga cumplimiento en los Embajadores del Reino, nosotros sus hijos. Nos habla de un ENSANCHAMIENTO que significa extenderse con autoridad, rompiendo con toda estrechez mental, y espiritual; permitir que la autoridad divina fluya con poder a través de ese ensanchamiento para que los propósitos divinos se cumplan con una voz profética que no volverá vacía, sino que hará lo que El Adonaí quiere. Dice REFUERZA TUS ESTACAS. Es necesario profundizar en Oración direccionado por el Espíritu Santo en una guerra espiritual para hacer rompimientos de decretos enemigos, maledicencias y otros, y establecer lo nuevo, para la familia, hijos espirituales, nación. (Leer Isaías Cap.54:2 e Isaías 55:11.

El poder Celestial mora dentro de nosotros su Iglesia, y El Adonaí quiere que su pueblo lo retome. El gran evento está próximo, vemos como cada vez más aumentan las tinieblas; pero esa promesa que está en las escrituras es el anhelo del Padre para sus hijos: SOBRE NOSOTROS SERA VISTA SU GLORIA. (Leer Isaías 60:1 al 3).

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *